Páginas vistas en total

sábado, 26 de marzo de 2011

LOS CONSEJOS DEL ABUELO

De cuántos apuros nos han sacado esos pequeños trucos o consejos que hemos ido transmitiendo de padres a hijos, o hemos compartido con otros compañeros de profesión.

Algunos muy malos, como el uso de la pasta dentífrica ante las quemaduras y otros no tantos, como el impresionante poder “corticoideo” del amoniaco frente a las tan habituales picaduras de insectos.

Quién de nosotros, bien en la práctica habitual de su profesión o echando horas extras en casa de algún familiar, no se ha manchado la ropa con povidona y ha exclamado el tan socorrido “¡mierda!”, al pensar que esa mancha en la camisa de los domingos nos obligaría a deshacernos de ella. Pues para todo aquel que aún no lo sepa…., ¡existe una solución!
Basta con verter el contenido de una ampolla de Diclofenaco sobre la mancha y frotar hasta verla desaparecer… así que ya sabéis, a partir de ahora guardar estas ampollas en un lugar seguro y si veis al payaso de Micolor con cara de desesperación, haceros los tontos…

viernes, 25 de marzo de 2011

EL CAUTERIZADOR, EVACUACIÓN DEL HEMATOMA SUBUNGUEAL

Dentro de las patologías laborales, que se encuentran en nuestro ámbito de actuación, las lesiones traumáticas de la extremidad superior y más concretamente las localizadas en las puntas de los dedos, son las que tienen una mayor incidencia. El hematoma subungueal ha estado siempre marcado por una falta de consenso con respecto al material y método más correcto para su evacuación. Las técnicas hasta hoy utilizadas están cayendo en desuso en favor del cauterizador,  ya que este último cumple de una manera más estricta las normas básicas de asepsia, permite una menor manipulación, mayor precisión en la ejecución de la técnica y por lo tanto una mayor satisfacción del paciente.


A continuación, os dejamos el enlace para acceder al artículo completo:
http://www.colegioenfermeriasevilla.es/Publicaciones/Hygia/Hygia72.pdf

domingo, 13 de marzo de 2011

EL ARTE DE CUIDAR

Según la Real Academia de la Lengua Española, el término cuidar abarca las siguientes acepciones:
(Del ant. coidar, y este del lat. cogitāre, pensar).

1. tr. Poner diligencia, atención y solicitud en la ejecución de algo.

2. tr. Asistir, guardar, conservar. Cuidar a un enfermo, la casa, la ropa. U. t. c. intr. Cuidar DE la hacienda, DE los niños.

3. tr. Discurrir, pensar.

4. prnl. Mirar por la propia salud, darse buena vida.

5. prnl. Vivir con advertencia respecto de algo. No se cuida DE la maledicencia.


Todas estas son las diferentes formas o situaciones en la que continuamente acuñamos dicho término, y es en nuestra profesión donde el término cuidar acoje su significado más pleno ya que el cuidar o los cuidados no tendrían razón de ser sin la enfermería ni ésta tendría sentido si no cuidamos.


La enfermería es la disciplina por antonomasia donde los cuidados a las personas toman su más completo significado. La enfermería es la ciencia del cuidado de la salud del ser humano.Es por esto que la consideramos además de ciencia, arte; ya que no sólo requiere de formación y estudio, también debe llevar una gran carga de empatía y altruismo y esto no se puede estudiar, esto se debe sentir, se debe llevar dentro, por lo tanto la debemos considerar como un arte.